LA CASA DE LOS CABILDEROS (Versión agrandada)

By Silverio Perez

LA CASA DE LOS CABILDEROS (Versión agrandada)

La Casa de los Cabilderos

 Las estación del pueblo de Puerto Rico, WIPR-TV, anunció el 28 de diciembre de 2021, día de los Santos Inocentes, el lanzamiento de un reality show que ha conmocionado la industria televisiva puertorriqueña: La Casa de los Cabilderos. El formato se basa en la exitosa serie de Telemundo, La Casa de los Famosos, que recientemente ganara la ex Miss Universe, Alicia Machado.

 

El programa ha transmitirse por WIPR cumple con un fin público ya que mostrará a los televidentes la ardua, dedicada e intensa labor que llevan a cabo en Washington los seis delegados estadistas escogidos por una avalancha de votos que ascendió al 3.9% de los electores hábiles en la elección especial del 16 de mayo de 2021. 

Los integrantes del selecto grupo son: Melinda Romero, mejor conocida como La Potrita, Mayita Meléndez; ex alcaldesa de Ponce; Elizabeth Torres, conocida en las redes sociales por un blog titulado La Premisa Inarticulada,  varias veces desarticulado; Zoraida Buxó, ex Secretaria de Corrección y miembro de la Junta de la UPR; Roberto Lefranc Fortuño, sobrino de Luis Fortuño entre otras credenciales; y Ricardo Rosselló, quien hizo historia en Puerto Rico en el 2019. A todos ellos se les han instalado cámaras GoPros y micrófonos que grabarán todas sus gestiones, veinticuatro horas, siete días a la semana, en la Capital Federal.

Tuve la oportunidad de asistir a una exhibición privada de algunos capítulos de la serie y no tengo duda de que el programa le dará a la estación del pueblo puertorriqueño cuantiosas sumas de dinero y el primer lugar en las encuestas de audiencia.

Los seis cabilderos han sido ubicados en una casa alquilada para esos fines en el centro de Washington la cual tiene 5 habitaciones. Como parte del formato del programa, cada semana, uno de los delegados dormirá en el sofá de la sala si resulta ser el que menos gestiones hizo por la Estadidad en ese periodo de siete días. Se dice que hay una competencia feroz entre todos ellos por dormir en ese sofá. Cincuenta y una cámaras han sido instaladas en la residencia.

 

Uno de los capítulos ya editados muestra, como en todo buen reality show, los fuertes encontronozaos entre algunos de sus participantes, en este caso, entre Melinda Romero y Elizabeth Torres. La primera le pide a la segunda que renuncie a ser delegada luego de haber dicho públicamente que lo que hacen los demás cabilderos es un embeleco del PNP  y que la estadidad es un espejismo, un mero truco político. Elizabeth se reitera en sus críticas y expresa que es vomitivo lo que hacen con el dinero del pueblo. Melinda riposta acusándola de haber obtenido el puesto para lograr acceso al gobernador Pierluisi y pedirle a éste que le de un indulto a su novio que está preso y que fue pareja de Alexandra Lúgaro. Créanme, este programa promete desplazar las novelas turcas que hay en la televisión del país.

 

Mayita Meléndez carga con la parte humorística del show. La vemos perdida en Washington, aprendiendo cómo usar el metro, participando en reuniones en inglés donde no parece entender lo que se está discutiendo y, en un intento de ser conocida, traduce su nombre como “Little Net” a un congresista de Utah.

El caso del joven Lefranc Fortuño le romperá el corazón a la audiencia. Se le presentó la gran oportunidad de participar en el programa de Héctor Marcano, por Mega TV, pero allí no pudo decir cómo finaliza el Star-Spangled Banner, no recordó el comienzo del I pledge Allegiance to the flag, no supo cuántos presidentes ha tenido los Estados Unidos y mucho menos el números de franjas de la bandera que suele llevar en su solapa.

 

En otro capítulo, las cámaras de La Casa de los Cabilderos siguieron a Ricardo Rosselló a una farmacia donde compró crayolas y una cartulina, escribió Voting Rights en ella y luego se plantó frente a Casa Blanca por cincuentiún días. Su protesta paralizó Washington. Embajadores de todas las naciones del mundo le mostraron su solidaridad y hasta losión protectora de rayos solares le trajeron. Rosselló ha pedido que las cámaras no lo tomen cuando va a su residencia pues dónde realmente vive siempre ha sido un gran secreto. Tampoco hay grabaciones de las muchas puertas que le han cerrado en pleno rostro al reconocerlo por las noticias del 2019.

 

De Zoraida Buxó no se ha sabido mucho, sin embargo, por su elegante figura, se rumora que está protagonizando una actualización de la famosa serie, Lost, en la que promete hacer declaraciones a favor de la estadidad. Los capítulos mostrados terminan con una escena desgarradora donde Melinda Romero dice, con lágrimas en los ojos, que los $120,000 que se le pagarán al año no le dan para vivir. “No me dan, no me dan, no me dan”, repite con voz entrecortada. Ante dichas declaraciones ha recibido una oferta del nuevo reality de Telemundo: ¿Por amor o por dinero?

 

  

 

 

   



0 comments

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published