Mi blog

El mundo editorial

By Silverio Perez

El mundo editorial

El mundo Editorial

Hasta hace unas décadas, el mercado editorial en idioma español se caracterizaba por un amplio número de participantes, cada uno con sus características propias, que incluían empresas no sólo de España sino también argentinas y mexicanas.

A esto ha seguido un proceso de fusiones y adquisiciones que ha concentrado dicho mercado en prácticamente sólo 3 editoriales importantes, en las que ya no hay accionistas latinoamericanos.

Estas editoriales forman parte, a su vez, de conglomerados más grandes dedicados a otras actividades en el área de la comunicación, como televisión y prensa, por lo que el negocio de la edición de libros en español—aunque relevante—no es necesariamente el que genera las mayores ganancias para estos.

Editorial Planeta 

Considerada la sexta editorial más grande del mundo. Y la más grande en español. Su sede es en Barcelona, y forma parte del Grupo Planeta, que a su vez participa en el negocio de la televisión (Antena 3), radio (Onda Cero), y prensa (Diario La Razón), entre otros. Se trata de una empresa familiar fundada por José Manuel Lara

Ahora son dueños de Seix Barral o Espasa-Calpe y de Tusquets Editores

 

Penguin Random House  

 

Es un conglomerado alemán que en el 2013 compraron Alfaguara que al unirse con Penguin son de las más grandes del mundo. También tienen la Editorial Lumen.

Editorial Santillana 

Fundada en 1960. Su fortaleza se centra en los libros de educación, formación, idiomas, así como contenidos digitales. Hasta hace poco era dueña de Alfaguara, una editorial centrada en literatura latinoamericana muy popular.

Santillana forma parte del grupo español Prisa, propietario también de medios de comunicación, como televisión (Canal +), radio (Cadena Ser) y prensa (Diario El País), por citar los más importantes.

Entre sus “sellos” podemos mencionar a Taurus, Aguilar y Salamandra. Conservó también la marca Alfaguara para literatura juvenil e infantil.

Editorial La Oveja Negra, de Colombia, con la que comenzó García Márquez.   

Siglo XXI Editores de México 

Editorial Dunken, de Argentina (especializada en obras a pedido del autor)

Mención especial, como editorial independiente y de prestigio, merece el sello Anagrama,fundado en España en 1969. 

 

EN PUERTO RICO

 

Publicaciones Gaviota - www.liberriang.com

Libros de interés general, textos universitarios, cuentos y poemas.

Divinas Letras – de Gizelle Borrero -

Ediciones Callejón: www.edicionescallejon.com

Ciencia, ficción, ensayo, sociología, periodismo, crítica, narrativa, pseudociencia y educación.

Con Ediciones Callejón publiqué;

  1. La vitrina rota o qué carajo pasó aquí: https://silverioperez.com/products/la-vitrina-rota-o-que-carajo-paso-aqui
  2. Solo cuento con el cuento que te cuento https://silverioperez.com/products/solo-cuento-con-el-cuento-que-te-cuento

 

 

Editorial Plaza Mayor www.editorialplazamayor.com

Textos escolares y universitarios, clásicos de la literatura puertorriqueña y española, libros de interés general.

Terranova Editores www.terranovaeditores.com

Novela, cuentos, ensayos, crítica, poesía y libros de arte.

Publicaciones Puertorriqueñas www.publicacionespr.com

Libros universitarios, literatura e infantiles.

Grupo Editorial Norma Puerto Rico www.norma.com

Literatura, teatro, historia, psicología, crítica y poesía.

Editorial Norma me publicó

 

Editorial cordillera www.editorialcordillera.com

Textos escolares y universitarios del área de Historia, Estudios Sociales, clásicos de la poesía puertorriqueña y publicaciones de interés general.

 

Editorial Isla Negra www.editorialislanegra.com

Poesía, teatro, cuento, novela, ensayo y textos universitarios.

 

Norberto González – también publica

Ágora Cultural Architechs -

Con Ágora publicamos

1.   Somos más Crónica del Verano del 19 https://marullomedia.com/products/somos-mas-cronicas-del-verano-del-19

El adoquín Times sobre la industria del libro

https://eladoquintimes.com/2017/12/16/el-mercado-de-libros-en-puerto-rico-parte-ii-las-casas-editoriales-puertorriquenas-estaran-en-peligro-de-extincion/

o  Las casas editoriales son empresas con fines de lucro y por lo tanto van a publicar lo que ellos entiendan que les va a vender, o a dar prestigio.

o  La editorial obtiene tu texto terminado y de ahí en adelante se encarga de todo: edición, diagramación, diseño de portada, impresión, distribución y promoción. (se supone)

LA AUTOPUBLICACIÓN implica encargarse de todo lo anterior y sus costos.

o  Cada libro tiene sus características particulares y hablar aquí de costos es un tanto especulativo, pero nos puede dar una idea.

1.   Editor/editora de contenido

2.   Corrección editorial

3.   Dibujo/arte de Portada

4.   Diseño de Portada

5.   Diagramación

6.   Impresión

7.   Promoción – si va a poner algún anuncio

8.   Presentación – lo que le cueste la presentación

Para orientación:

LAS MARÍAS, ESTUDIO EDITORIAL

https://www.lasmariaseditorial.com/casita

Si quiere considerar a Amazon

Amazon cuenta con un servicio de impresión por demanda, dirigido a autores independientes que permite a cualquiera poner a la venta en sus tiendas un libro sin necesidad de aportar ejemplares, ya que Amazon los va imprimiendo de uno en uno según se vayan vendiendo.

Las ventajas de este servicio son muchas:

-Permite comercializar un libro sin necesidad de imprimir y tener libros en stock.

-El libro está a la venta en la librería online más importante del mundo.

-El libro está a la venta en todo el mundo, y ellos se encargan del envío en Estados Unidos. Amazon lo imprime directamente allí.

En contra:

-Tu libro tendrá que competir con cientos de miles de libros similares.

-Amazon cobra una comisión elevada por el servicio, a veces sobre un 60% sobre el costo de imprimirlo.

-Las calidades son muy limitadas, lógicamente, por la propia naturaleza del servicio. Es decir que no puedes plantearte hacer ediciones especiales. Amazon imprime libros en papel blanco o ahuesado, en color o en Blanco y Negro, en tapa blanda, pegado y sin solapas. 

 

Libros que me han publicado algunas editoriales:

Planeta

  1. Un espejo en la selva. https://silverioperez.com/products/un-espejo-en-la-selva
  2. Domesticando tu dinosaurio https://silverioperez.com/products/domesticando-tu-dinosaurio
  3. Paso a paso por el camino de Santiago

https://silverioperez.com/products/paso-a-paso-por-el-camino-de-santiago

Ediciones Callejón:

  1. La vitrina rota o qué carajo pasó aquí: https://silverioperez.com/products/la-vitrina-rota-o-que-carajo-paso-aqui

Editorial Norma:

  1. Desde mi grúa - https://www.libreriaisla.com/products/desde-mi-grua-manual-del-elector-aguzao

Editorial Isla Negra

  1. Las tres tristes tribus

https://www.islanegra.com/index.php?option=com_virtuemart&view=productdetails&virtuemart_product_id=64&virtuemart_category_id=4

 

Pero todos los libros se consiguen en esta página www.silverioperez.com

 

 

Read more


MODULO 3: 5 microcuentos de Augusto Monterroso

By Silverio Perez

MODULO 3: 5 microcuentos de Augusto Monterroso

5 microcuentos de Augusto Monterroso

Fue el gran dominador de la escritura breve. Nos regaló un montón de obras maestras de escasos párrafos, e incluso de una sola línea —Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí—. A continuación, puedes leer y disfrutar 5 microcuentos de Augusto Monterroso.

La tortuga y Aquiles

Por fin, según el cable, la semana pasada la tortuga llegó a la meta.

En rueda de prensa declaró modestamente que siempre temió perder, pues su contrincante le pisó todo el tiempo los talones.

En efecto, una diezmiltrillonésima de segundo después, como una flecha y maldiciendo a Zenón de Elea, llegó Aquiles.

La fe y las montañas

Al principio la Fe movía montañas sólo cuando era absolutamente necesario, con lo que el paisaje permanecía igual a sí mismo durante milenios. Pero cuando la Fe comenzó a propagarse y a la gente le pareció divertida la idea de mover montañas, éstas no hacían sino cambiar de sitio, y cada vez era más difícil encontrarlas en el lugar en que uno las había dejado la noche anterior; cosa que por supuesto creaba más dificultades que las que resolvía.

La buena gente prefirió entonces abandonar la Fe y ahora las montañas permanecen por lo general en su sitio. Cuando en la carretera se produce un derrumbe bajo el cual mueren varios viajeros, es que alguien, muy lejano o inmediato, tuvo un ligerísimo atisbo de fe.

El perro que deseaba ser un ser humano

En la casa de un rico mercader de la Ciudad de México, rodeado de comodidades y de toda clase de máquinas, vivía no hace mucho tiempo un Perro al que se le había metido en la cabeza convertirse en un ser humano, y trabajaba con ahínco en esto.

Al cabo de varios años, y después de persistentes esfuerzos sobre sí mismo, caminaba con facilidad en dos patas y a veces sentía que estaba ya a punto de ser un hombre, excepto por el hecho de que no mordía, movía la cola cuando encontraba a algún conocido, daba tres vueltas antes de acostarse, salivaba cuando oía las campanas de la iglesia, y por las noches se subía a una barda a gemir viendo largamente a la luna.

El fabulista y sus críticos

En la Selva vivía hace mucho tiempo un Fabulista cuyos criticados se reunieron un día y lo visitaron para quejarse de él (fingiendo alegremente que no hablaban por ellos sino por otros), sobre la base de que sus críticas no nacían de la buena intención sino del odio.

Como él estuvo de acuerdo, ellos se retiraron corridos, como la vez que la Cigarra se decidió y dijo a la Hormiga todo lo que tenía que decirle.

El dinosaurio

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

—————————————

Autor: Augusto Monterroso. Título: El paraíso imperfecto. Editorial: DeBolsillo. Venta: Amazon

 

4.1/5 (105 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)

Read more


MODULO 3: Continuidad de los parques: Julio Cortázar

By Silverio Perez

MODULO 3: Continuidad de los parques: Julio Cortázar

Continuidad de los parques

 

Julio Cortázar

 

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restañaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.

Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.

Read more


MODULO 3: A la deriva, de Horacio Quiroga

By Silverio Perez

MODULO 3: A la deriva, de Horacio Quiroga

A la deriva

El hombre pisó algo blancuzco, y en seguida sintió la mordedura en el pie. Saltó adelante, y al volverse con un juramento vio una yaracacusú que, arrollada sobre sí misma, esperaba otro ataque.

El hombre echó una veloz ojeada a su pie, donde dos gotitas de sangre engrosaban dificultosamente, y sacó el machete de la cintura. La víbora vio la amenaza, y hundió más la cabeza en el centro mismo de su espiral; pero el machete cayó de lomo, dislocándole las vértebras.

El hombre se bajó hasta la mordedura, quitó las gotitas de sangre, y durante un instante contempló. Un dolor agudo nacía de los dos puntitos violetas, y comenzaba a invadir todo el pie. Apresuradamente se ligó el tobillo con su pañuelo y siguió por la picada hacia su rancho.

El dolor en el pie aumentaba, con sensación de tirante abultamiento, y de pronto el hombre sintió dos o tres fulgurantes puntadas que, como relámpagos, habían irradiado desde la herida hasta la mitad de la pantorrilla. Movía la pierna con dificultad; una metálica sequedad de garganta, seguida de sed quemante, le arrancó un nuevo juramento.

Llegó por fin al rancho y se echó de brazos sobre la rueda de un trapiche. Los dos puntitos violeta desaparecían ahora en la monstruosa hinchazón del pie entero. La piel parecía adelgazada y a punto de ceder, de tensa. Quiso llamar a su mujer, y la voz se quebró en un ronco arrastre de garganta reseca. La sed lo devoraba.

-¡Dorotea! -alcanzó a lanzar en un estertor-. ¡Dame caña1!

Su mujer corrió con un vaso lleno, que el hombre sorbió en tres tragos. Pero no había sentido gusto alguno.

-¡Te pedí caña, no agua! -rugió de nuevo-. ¡Dame caña!

-¡Pero es caña, Paulino! -protestó la mujer, espantada.

-¡No, me diste agua! ¡Quiero caña, te digo!

La mujer corrió otra vez, volviendo con la damajuana. El hombre tragó uno tras otro dos vasos, pero no sintió nada en la garganta.

-Bueno; esto se pone feo -murmuró entonces, mirando su pie lívido y ya con lustre gangrenoso. Sobre la honda ligadura del pañuelo, la carne desbordaba como una monstruosa morcilla.

Los dolores fulgurantes se sucedían en continuos relampagueos y llegaban ahora a la ingle. La atroz sequedad de garganta que el aliento parecía caldear más, aumentaba a la par. Cuando pretendió incorporarse, un fulminante vómito lo mantuvo medio minuto con la frente apoyada en la rueda de palo.

Pero el hombre no quería morir, y descendiendo hasta la costa subió a su canoa. Sentose en la popa y comenzó a palear hasta el centro del Paraná. Allí la corriente del río, que en las inmediaciones del Iguazú corre seis millas, lo llevaría antes de cinco horas a Tacurú-Pucú.

El hombre, con sombría energía, pudo efectivamente llegar hasta el medio del río; pero allí sus manos dormidas dejaron caer la pala en la canoa, y tras un nuevo vómito -de sangre esta vez- dirigió una mirada al sol que ya trasponía el monte.

La pierna entera, hasta medio muslo, era ya un bloque deforme y durísimo que reventaba la ropa. El hombre cortó la ligadura y abrió el pantalón con su cuchillo: el bajo vientre desbordó hinchado, con grandes manchas lívidas y terriblemente doloroso. El hombre pensó que no podría jamás llegar él solo a Tacurú-Pucú, y se decidió a pedir ayuda a su compadre Alves, aunque hacía mucho tiempo que estaban disgustados.

La corriente del río se precipitaba ahora hacia la costa brasileña, y el hombre pudo fácilmente atracar. Se arrastró por la picada en cuesta arriba, pero a los veinte metros, exhausto, quedó tendido de pecho.

-¡Alves! -gritó con cuanta fuerza pudo; y prestó oído en vano.

-¡Compadre Alves! ¡No me niegue este favor! -clamó de nuevo, alzando la cabeza del suelo. En el silencio de la selva no se oyó un solo rumor. El hombre tuvo aún valor para llegar hasta su canoa, y la corriente, cogiéndola de nuevo, la llevó velozmente a la deriva.

El Paraná corre allí en el fondo de una inmensa hoya, cuyas paredes, altas de cien metros, encajonan fúnebremente el río. Desde las orillas bordeadas de negros bloques de basalto, asciende el bosque, negro también. Adelante, a los costados, detrás, la eterna muralla lúgubre, en cuyo fondo el río arremolinado se precipita en incesantes borbollones de agua fangosa. El paisaje es agresivo, y reina en él un silencio de muerte. Al atardecer, sin embargo, su belleza sombría y calma cobra una majestad única.

El sol había caído ya cuando el hombre, semitendido en el fondo de la canoa, tuvo un violento escalofrío. Y de pronto, con asombro, enderezó pesadamente la cabeza: se sentía mejor. La pierna le dolía apenas, la sed disminuía, y su pecho, libre ya, se abría en lenta inspiración.

El veneno comenzaba a irse, no había duda. Se hallaba casi bien, y aunque no tenía fuerzas para mover la mano, contaba con la caída del rocío para reponerse del todo. Calculó que antes de tres horas estaría en Tacurú-Pucú.

El bienestar avanzaba, y con él una somnolencia llena de recuerdos. No sentía ya nada ni en la pierna ni en el vientre. ¿Viviría aún su compadre Gaona en Tacurú-Pucú? Acaso viera también a su ex patrón mister Dougald, y al recibidor del obraje.

¿Llegaría pronto? El cielo, al poniente, se abría ahora en pantalla de oro, y el río se había coloreado también. Desde la costa paraguaya, ya entenebrecida, el monte dejaba caer sobre el río su frescura crepuscular, en penetrantes efluvios de azahar y miel silvestre. Una pareja de guacamayos cruzó muy alto y en silencio hacia el Paraguay.

Allá abajo, sobre el río de oro, la canoa derivaba velozmente, girando a ratos sobre sí misma ante el borbollón de un remolino. El hombre que iba en ella se sentía cada vez mejor, y pensaba entretanto en el tiempo justo que había pasado sin ver a su ex patrón Dougald. ¿Tres años? Tal vez no, no tanto. ¿Dos años y nueve meses? Acaso. ¿Ocho meses y medio? Eso sí, seguramente.

De pronto sintió que estaba helado hasta el pecho.

¿Qué sería? Y la respiración…

Al recibidor de maderas de mister Dougald, Lorenzo Cubilla, lo había conocido en Puerto Esperanza un viernes santo… ¿Viernes? Sí, o jueves…

El hombre estiró lentamente los dedos de la mano.

-Un jueves…

Y cesó de respirar.

FIN


Cuentos de amor de locura y de muerte, 1917


1. Caña: Aguardiente destilado de la caña de azúcar.


Read more


El golpe fallido de Trump

By Silverio Perez

El golpe fallido de Trump

De pronto veo a una gente

que asombrados diz que están

de que Trump como un patán

ante el mundo se presente.

Siempre ha sido un indecente

que de su ego hace alarde.

Pero ahora que el rancho arde

muchos que lo han apoyado

asombro han manifestado:

el lamento del cobarde.

 

¿En serio? Siempre supieron

de su mala leche y saña

pero al estar en campaña

de vista larga se hicieron.

Insultar a otros lo vieron,

se mostró supremacista,

xenofóbico y racista,

pero fue ayer en la tarde

que el silencioso cobarde

alegó no ser trumpista.

 

Jennifer González dice

que le ha quitado su apoyo.

Pues claro, si está en el hoyo;

ya cualquiera lo maldice.

Ahora hasta Mike Pence, el Vice

golpes de pecho se da.

Diez días más estará

por ahí el loco de atar

y un maletín nuclear

en sus manos lo tendrá.

 

José Carrión, tres palitos,

que la Junta presidía,

a Trump su apoyo ofrecía

mientras nos hacía cuadritos.

Y Doña Miriam, a gritos,

por él daba la batalla.

No se si saltó la valla

y hasta el Capitolio entró

pero aquí justificó

lo del papel de toalla.

 

Porque un fósforo prendió

a Nina Droz la encerraron;

pregunto, si ya agarraron,

a Trump que el golpe ideó.

Lolita Lebrón pasó

décadas encarcelada;

la turba descontrolada

impune puede quedar.

Veremos qué va a pasar;

queda la cuestión planteada.

 

¿Y no eran los socialistas,

los negros, los ilegales

los culpables de los males

por ser diz que comunistas?

Los de ayer eran “trumpistas”

que un show al mundo le han dado.

Retratados han quedado,

dejan la Nación maltrecha.

Ya no hay dudas, la derecha,

intentó un golpe de estado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Read more


Tony Croatto: un poco de historia

By Silverio Perez

Tony Croatto: un poco de historia

TONY CROATTO: un poco de historia

Quiero que antes de que vean el concierto sobre la música de Tony Croatto, este domingo a las 8pm por FBLive, conozcan un poquito de la historia de Tony.

  • Nació el 2 de marzo de 1940, en Attimis, en la provincia de Údine, al norte de Italia, en medio de la Segunda Guerra Mundial cuando los nazis habían ocupado el poblado. Su familia se alimentaba solo de papas que cultivaban en el huerto de la casa. Los nazis luego quemaron el pueblo.
  • En esta foto, se devela una tarja en honor a Tony en Attimis frente a la casa donde nació, cuando fuimos a grabar el documental.
  • Con su familia, compuesta por una hermana, Argentina, un hermano, Edelweiss, el padre y la madre, intentaron entrar a Argentina pero finalmente se ubicaron en el barrio La Paz en las afueras de Montevideo, Uruguay, en 1949.
  • En esta foto estamos en Montevideo, en la casa de Leonardo, hijo de Tim, en un junte de primos Croattos
  • Diez años después hicieron un grupo de música pop donde adoptaron los nombres de Tony (Hermes), Nelly (Argentina) y Tim (Edelweiss), los TNT que se hicieron famosos en Latinoamérica y España. Hay innumerables videos de las canciones de los TNT en el internet.
  • Luego de giras por Europa, Tim decidió no seguir en los TNT, y Tony, acompañando a su hermana, conoció a Paquito Cordero en la Isla Margarita, en Venezuela, y vinieron a Puerto Rico para sustituir a Olga y Tony en el show del mediodía. Se enamoró de Puerto Rico y su cultura y aquí se quedó desde 1968.
  • En 1975 fundamos Haciendo Punto en Otro Son y de ahí una amistad que se fue convirtiendo en una hermandad. Tony grabó innumerables producciones musicales que lo convirtieron en un intérprete único de nuestra música.
  • Sus hijos Alejandro y Hermes han cultivado su música. Alejandro se dedica ahora a la mecánica de automóviles y Hermes, ha desarrollado un concepto musical neocriollo muy interesante. Mara, que ha sido una reconocida actriz, está en la Florida y con su esposo pastorean un ministerio religioso.
  • Tony murió el 3 de abril de 2005 de cáncer del pulmón.
  • En agosto del 2015 Hermes, Alejandro, Ale (hijo de Alejandro), Yéssica, mi esposa, mi hija Mariem, mi hijo Carlos, y yo, fuimos a Italia,
  • España, Uruguay y Argentina (Aquí Alejandro con su tío Tim)
  • para hacer un documental que guardara para la historia la trayectoria de Tony el que titulamos Croatto, la huella de un emigrante, que luego ganara un Emmy Award. Lo dirigió Mariem, Carlos estuvo en la cámara.
  • Para el homenaje que le hacemos Yéssica y yo este domingo a las 8pm a la música del compay Tony he invitado a Alejandro Croatto, a su esposa Mayra y a su hijo Alfredito Suarez, quienes tienen un repertorio basado en las canciones que Tony hizo famosas. Se unen Aidita Encarnación, Chuito Muñoz, Manny Trinidad y Tato Sánchez.
  • Si quieren conocer más de la historia de Tony Croatto, pueden leer varias anécdotas en el libro Solo Cuento Con El Cuento Que Te Cuento, que puedes conseguir en la página principal de este mismo site.

Read more


Pierluisi: Cuál es la necesidad???

By Silverio Perez

Pierluisi: Cuál es la necesidad???

¿Cuál es a necesidad?

1.

La Pandemia continúa

por si no se han enterado

y no se ha descontinuado

esa alarma que acentúa

que el Covid sin freno actúa

por el campo y la ciudad.

Y cuando la mortandad

produce miedo y tensión

hay una inauguración.

¿Cuál es la necesidad?

2.

Pedro Pierluisi convoca

a cientos de funcionarios,

según publican los diarios,

a un acto que trastoca

contradice y aún más, choca

por su arbitrariedad

con la evidente verdad

del no a conglomeraciones.

Explíquenme las razones.

¿Cuál es la necesidad?

3.

¿Por qué no juramentar,

Pedro Pierluisi pregunto,

en un acto que en conjunto

estén, pero sin estar?

¿Qué es lo que quieres probar?

Es una imbecilidad

que las guías de sanidad

las violen sin sonrojarse.

¿Por qué este riesgo tomarse,

cuál es la necesidad?

4.

Además, súmenle el gasto

por este chijí chijá

cuando nuestro erario está

sin dinero y no da abasto.

Un precedente nefasto.

Pero si en la vecindad

o en una comunidad

cogen a alguien parrandeando

oigo a un guardia preguntando:

¿Cuál es la necesidad?

5.

El ejemplo empieza en casa

mi papá siempre decía

y un nivel establecía

del cual nadie aún se pasa.

Una negligencia crasa

es esta festividad

y la colectividad

azul será responsable.

De este acto irrazonable,

¿Cuál es la necesidad?

Read more


Los Políticos en el Día de los Santos Inocentes

By Silverio Perez

Los Políticos en el Día de los Santos Inocentes

Donald Trump hoy ha pedido

por sus errores perdón

y el acto de contrición

en Washington ha ocurrido.

Un Joe Biden conmovido

estuvo entre los presentes.

De inmigrantes descendientes

Melania Trump invitó

Y todo esto ocurrió

el día de los Inocentes.

 

En San Juan al Jibarito

Manuel Natal va a almorzar

y a acompañarlo al lugar

Romero irá rapidito.

Uno que otro chistecito

escucharán los clientes.

Unos pasteles calientes

será el plato principal

y es este encuentro especial

el día de los Inocentes.

 

Wanda Vázquez ha invitado

a Rivera Schatz también

para que juntos estén

en un picnic organizado

frente al Morro, y han quedado,

según me indican mis fuentes

de la Policía, agentes,

que allí las paces harán

porque así celebrarán

el Día de los Inocentes.

 

Y el Partido Popular

atrás no se quedaría

y por la soberanía

por fin se piensa inclinar.

La presidencia han de dar

a Yulín Cruz que entre dientes

convocó a todas las mentes

progresistas a reunión

también en celebración

del día de los inocentes.

 

A Lúgaro, Dalmau va

la unidad a proponerle;

para ello quiere verle.

En el PIP la esperará.

Don Cesar Vázquez, irá

con algunos influyentes

pastores y otros fervientes

seguidores a ese junte.

Que la fecha clara apunte:

El día de los inocentes.

 

Este ya famoso día

veintiocho de diciembre

que en tu memoria se siembre

con humor y picardía.

Con el Covid falta haría

hacernos aún mas conscientes

y de que estemos pendientes

de cuidarnos y vivir.

Nadie debe de morir

el día de los inocentes.

 

 

 

 

 

Read more