Basta ya

By Silverio Perez

Basta ya

Dicen que cuando una realidad que niegas toca a tu puerta la perspectiva respecto a esa realidad cambia. Pues el Covid en su variante Delta ha tocado a las puertas de mi familia inmediata y de amistades muy queridas pero mi perspectiva no ha cambiado, al contrario, se ha reafirmado: el asunto de vacunarse no es uno de decisión individual, sino colectiva. Decía san Ignacio de Loyola que "en una fortaleza sitiada, toda disidencia es traición".

Hace rato que estamos sitiados por el Covid y hemos mirado con tolerancia desde las más absurdas teorías de conspiración hasta los más rebuscados pasajes bíblicos para justificar el negarse a un hecho científico incuestionable: la vacuna ha protegido a millones de personas de sus terribles efectos y de morir de Covid. Ya la evidencia es demasiado contundente como para cuestionarla sin una mascarilla de ignorancia.

La cosa está peor que hace un año. La variante Delta contagia seis veces más, según algunos epidemiólogos, que el antiguo Covid que ahora luce benévolo. En Puerto Rico nos ha tocado enfrentar esta variante con un gobernante que ha convertido el no tomar partido ni acción en su sello de identidad administrativa.

El gobierno no ha hecho una campaña masiva, que nos meta por ojo, boca y nariz, la realidad sobre las vacunas, los contagios, la transmisión del virus, las medidas de prevención y todo lo que debamos saber para combatir las fantasiosas elucubraciones de personas que se niegan a cruzar la barrera del Renacimiento. Una campaña inteligente, con los códigos de comunicación de los jóvenes y nuestros niños, que son los que están en mayor peligro ahora mismo.

Pero si el gobierno no ejecuta al nivel que las circunstancias requieren, por presiones de intereses económicos, individualmente debemos asumir nuestra responsabilidad al respecto. Al levantarte, si no tienes el Covid en tu organismo, pregúntate qué vas a hacer hoy para no contagiarte. Si lo tienes, la responsabilidad de no contagiar a otros, otras y otres es un asunto que pone sobre la mesa tus valores y tu sentido humanitario.

Basta ya de excusas y de tolerar a los que reclaman una libertad individual para contagiarse y contagiar a otros, pero nunca se han preocupado de las libertades civiles y políticas que día a día se pisotean en nuestro país. Basta de creerle el cuento a los que llevan años tomando cuanta pastilla se hayan inventado para todo, y de pronto pretenden que le creamos que la vacuna les puede dañar su cuerpo. Basta ya. 



12 comments

  • Excelente mejor no lo pudiste haber expresado.

    Rosie on

  • Excelente mejor no lo purists haber expresaddo.

    Rosie on

  • Excelente! Facil de entender! No pienso auspiciar restaurant que no exija vacunacion.

    Elma Santiago on

  • Gracias por tu mensaje
    Dios quiera qUe las personas lean tu escrito y tomen
    conciensa, 🙏😘🦋🌷

    Nancy I Ortiz Melendez on

  • Bien Dicho

    Elicsabel Bruno on


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published